Documento sin título

 
Documento sin título
 
Edicion N° 44
Diciembre 2013
" Said / Darwish "
   
 
 
   
La continuidad de la noción de palestinidad y compromiso en Edward Said
 
Ignacio Gutiérrez de Terán Gómez-Benita *
 
“We are more than someone else’s object.”, After the Last Sky: Palestinian Lives Diez años después de su muerte, la figura de Edward Said sigue despertando análisis y revisiones de todo t ...
   
Reflexiones en torno a la figura de Edward W. Said
 
Nicolás Chadud Díaz *
 
El presente es un escrito que pretende reflexionar en torno a la figura poética de Edward Said. La idea es generar una problematización sobre los enfoques que tienden a situar a Said tan fácilmente en ...
   
El profeta materno. Para una crítica poética de la razón imperial en la poesía de Mahmud Darwish
 
Rodrigo Karmy Bolton *
 
Durante el mes de enero del año 2002 Mahmud Darwish escribe su poema titulado Estado de sitio. En principio, un poema dedicado a la experiencia palestina. Una experiencia a la que se ha negado toda v ...
   
Estado de sitio o ante la puerta de la Ley. Reflexiones sobre un poema de Mahmoud Darwish
 
Mauricio Amar Díaz *
 
En su obra Estado de sitio [ Hálat hisar] [1], Mahmoud Darwish, que se encontraba viviendo en Ramallah cuando las fuerzas israelíes sitiaron varias ciudades palestinas de Cisjordania –con la ex ...
   
Dos textos tempranos de Mahmud Darwish
 
Traducciones de Kamal Cumsille Marzouka
   
Reflexiones sobre el estilo tardío
 
Edward W. Said
   
Poesía: 10 Qit'as
 
Nathalie Handal
   
Mandela y Oriente Medio: sin pelos en la lengua
 
Miguel Maiquez
   
 
Las ciudades son un olor. Acre huele a yodo y especias. Haifa, a pino y sábanas arrugadas. Moscú, a vodka y hielo. El Cairo, a mango y jengibre. Beirut, a sol, mar, cigarrillos y limón. París, a pan recién hecho, queso y cosméticos. Damasco, a jazmín y frutos secos. Túnez, a nardos y sal. Rabat, a alheña, incienso y miel. Una ciudad sin olor no cuenta a la hora de los recuerdos. Los exilios comparten un olor, el de la nostalgia de lo que se fue... un olor que recuerda a otro. Un olor que corta la respiración, tan profundo que te lleva, como un mapa turístico muy gastado, al olor del lugar primero. El olor es un recuerdo y una puesta de sol. Aquí el atardecer es un reproche que la belleza le hace al forastero.

Amar el ocaso no es, como es sabido, uno de los atributos del exilio /

Mahmud Darwix: En presencia de la ausencia (Fi hadrat al-giyab, Beirut, Riad El-Rayyes, 2006)

Traducción de Luz Gómez García
Revista Hoja de Ruta 2009 - Todos los derechos reservados